Desde el Sur / El DIF Quintana Roo entre escándalos y el abandono

Desde el Sur / El DIF Quintana Roo entre escándalos y el abandono

Por María Elena Marín

Lo ocurrido en el Baile de Damas del DIF Quintana Roo, es una muestra de la situación en la que se encuentra esa dependencia, la sobre venta de boletos y la improvisación en la organización dieron como resultado el ridículo a nivel nacional al que fue expuesta Chetumal, la Capital de Quintana Roo, esto parece no importarle a nadie.

El Baile de Damas es una vieja tradición que las presidentas del DIF a través de los años han respetado y se han sumado a su celebración como un evento de recaudación, recaudación de la cual nunca se informa o se rinde cuenta. Este dinero va a parar a alguna cuenta particular de alguna autoridad de la institución, lo cual también es una tradición.

Los boletos que en esta ocasión tuvieron un costo de mil 100 pesos se venden entre las integrantes de las comparsas participantes, quienes pueden llevar todo tipo de comida y bebida al interior del salón.

Para evitar exceso en el número de asistentes los organizadores deben tener en cuenta que en el salón se instalan dos escenarios, uno en el que se presentan las comparsas participantes y otro en el que se presenta el cantante contratado este año como todos ya lo saben fue Manuel Mijares.

El problema del evento estuvo en este detalle, quien organizó no tuvo el cuidado de prever el espacio que se debió ocupar para los escenarios dejando poco lugar para las mesas de las asistentes lo cual fue parte del problema que se armó, toda vez que las mesas estaban muy cerca y hay que decirlo, los vestidos de las señoras ocupan bastante espacio.

Todo esto derivó en el triste espectáculo en el que dos mujeres empezaron la trifulca por que una de ellas estaba tomando video de la presentación de Mijares, lo que pasó después de es todos conocido, pero este hecho de viralizar un vídeo del interior de la fiesta hecha por mujeres y para mujeres es lo que más incomoda a las chetumaleñas.

Resulta que uno de los códigos no escritos de este evento es la secrecía, es decir desde la organización, venta de boletos y el espectáculo en sí se debe realizar en secreto y al interior de este, no deben ingresar hombres, debido a que se trata de una convivencia entre mujeres, bueno eso decía el viejo código.

Más allá de esta tradición y de la exhibición de las mujeres de manera negativa en el ámbito nacional, está la afectación de la imagen de la ciudad de Chetumal a nivel nacional, donde se habló hasta el cansancio de manera negativa de la Capital del Estado y hace recordar casos como el del cantante Kalimba o del actor Francisco Gatorno, casos de los que se habló de manera negativa de esta ciudad.

De este modo Chetumal solo será conocida como la ciudad de los escándalos en lugar de promover por las cosas positivas o los atractivos turísticos sino las cosas malas que aquí pasan.

Para muestra un botón el DIF estatal le cuesta organizar un Baile de Damas, que tiene más de 30 años de tradición, no son capaces de pagar el ahorro completo a los trabajadores, es difícil creer que las cosas se estén haciendo bien al interior, todo se trata de maquillar la realidad y esta vez ni eso les funcionó.

CHACTEMAL

La trifulca en el Baile de Damas hizo recordar también la secrecía con la que se manejan los recursos de programas sociales y el presupuesto del DIF Quintana Roo, que para el 2024 asciende a más de mil 490 millones de pesos. La institución debe ser incluida en la lista de dependencias y organismos de la administración pública que deben rendir cuentas ante el Congreso del Estado. No solo por la cantidad de recursos que maneja, sino por el abandono y los escándalos en las que se ha visto envuelta.

María Elena Marín Urgell
Tiene amplia experiencia en periodismo, es Licenciada en Intervención Educativa, Licenciada en Psicología y Maestra en Psicología Humanista.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *